Consejo Regional convoca mesa de trabajo para implementar medidas de apoyo a crianceros ante la ausencia de veranadas

  • Instancia estará conformada también por crianceros y representantes del Gobierno, con el fin de generar un plan de acción. El Delegado Presidencial, Rubén Quezada, informó que se dispondrán de $500 millones para atender esta emergencia agrícola.

 

Diversas han sido las reacciones tras la negativa argentina al cruce de ganado chileno a los Altos Valles de Calingasta, en la provincia trasandina de San Juan, para el próximo período de veranadas 2022 – 2023. Pero más allá de los análisis políticos, el consenso está en que se deben generar rápidamente apoyos adicionales para quienes deben subir a la cordillera chilena a alimentar a sus ganados.

 

Un trabajo en el que el Consejo Regional convocó a diversos actores relacionados al fomento productivo y el tema agropecuario, como son representantes del sector criancero de Limarí y Choapa; el Delegado Presidencial Regional, Rubén Quezada; Delegado Presidencial Provincial de Limarí, Galo Luna; Seremi de Agricultura y sus servicios dependientes.

 

Petronila Espinoza es presidenta del Comité de Crianceros de Río Hurtado, y destacó este encuentro, enfatizando en que “necesitamos poder conseguir los temas que se están trabajando, ayuda para todos los crianceros de la comuna, de la provincia del Limarí y de la región. Es muy poco lo que se entrega en ayuda, además que es muy tarde. Hay recursos, pero deberían llegar cuando la gente realmente los necesita”.

 

Por su parte, el presidente de los crianceros del Choapa, Héctor Báez, agregó que “nosotros hemos venido presionando hace rato, esto no se hizo a tiempo, pero la idea no es estar buscando responsables, sino trabajar y unirse para llegar a acuerdo. El Gobierno nos puso un piso de $500 millones para apoyar en esta emergencia que se suscita por el tema veranadas, nosotros fuimos claro en decir que es insuficiente, y ellos se pusieron a disposición para conseguir los recursos que faltan”.

 

Son varias las complicaciones que surgen con el impedimento de realizar veranadas en el lado argentino de la cordillera, pues, como explicó Báez, al quedarse en el territorio estos ganados demandan cubierta vegetal que en años anteriores solo era aprovechada por crianceros que permanecían establecidos en la cordillera chilena, disminuyendo la disponibilidad. Adicionalmente, se generan reclamos por parte de quienes no hacen veranadas, quienes también reclaman por más apoyo ante la escasez hídrica y de alimento para los ganados.

 

Respecto de las gestiones que se han realizado y las que están actualmente en desarrollo, la consejera y presidenta de la comisión de Fomento Productivo, Tatiana Castillo, dijo que “el Gobierno informó que ya tiene alrededor de $500 millones en apoyo a los crianceros, más lo que aporta el Gobierno Regional, que son cerca de $76 millones, y con todo el trabajo que se va a hacer con médicos veterinarios, vacunación, sanitización, compra de pellet, compra de forraje y cómo se va a coordinar todo esto, es lo que estamos trabajando ahora, porque tenemos mucho criancero caprino que no está enrolado, por lo que no conocemos el dato de cuánto ganado tienen”.

 

Esta mesa tiene la misión de completar esa estadística para salir en apoyo de ellos, entendiendo que los recursos son limitados y “toda la ayuda sabemos que se va a hacer poca, pero tenemos que conversar y hacer un orden de ambos lados”, agregó la consejera.

 

Desde la comisión de Relaciones Internacionales, su presidente, Marcelo Castagneto, agregó que “lo importante es que nos pongamos a trabajar de inmediato, haciendo un plan plurianual de apalancar recursos por varios años y no estar a última hora como nos está pasando ahora, en que estamos enfrentando temas muy relevantes, no solo por la sequía, sino por un tema político, y ese traspié político que hemos tenido hay que subsanarlo con diálogo”.

 

Finalmente, el Delegado Presidencial Regional, Rubén Quezada, señaló que “desde el momento en que tomamos conocimiento de la respuesta y fundamentos mediante los cuales no es posible realizar las veranadas en Argentina, nosotros consideramos que esto pasa a ser una emergencia agrícola, por lo que podemos generar una respuesta del Gobierno, atendiendo la situación que están viviendo nuestros crianceros. Por lo mismo, en tiempo récord pudimos apalancar y gestionar recursos superiores a los $500 millones y, si bien sabemos que todo recurso va a ser insuficiente, no nos cerramos a seguir generando instancias de diálogo y dimensionar la situación actual del problema”.

 

El Delegado Quezada transmitió tranquilidad respecto del financiamiento inicial de emergencia, pues los recursos fueron técnicamente evaluados en relación a la cantidad de crianceros que realizan veranadas en Argentina, considerando los registros históricos, y considerando los costos actuales del talaje y la alimentación.