III Estudio Nacional de la Discapacidad de Senadis establece que el 10,6% de la población adulta presenta discapacidad en la Región de Coquimbo

  • El III ENDISC presenta una visión actualizada sobre la discapacidad en el país, en base a la Encuesta Nacional de Discapacidad y Dependencia (ENDIDE) realizada el año 2022, estimando la cantidad de personas adultas con discapacidad a nivel nacional, e identificando brechas de inclusión social.

En un Encuentro Ciudadano encabezado por el Director Nacional de Servicio Nacional de la Discapacidad, Daniel Concha, junto Director Regional de Senadis, Jorge Juárez, se presentaron los principales resultados regionales del III Estudio Nacional de la Discapacidad (III ENDISC), que reveló que el 10,6% de la población adulta de la Región de Coquimbo, son personas con discapacidad, proporción menor que el porcentaje de la población nacional (17,6%).

Otras cifras entregadas por el Estudio establecen que, del porcentaje regional, el 3,2% son personas con discapacidad leve a moderada, y un 7,4% personas con discapacidad severa.

La distribución del porcentaje de discapacidad en la población adulta según sexo mantiene la tendencia nacional, pues en las mujeres hay mayor prevalencia de discapacidad comparado con los hombres. Del universo de mujeres adultas en la región, un 13,8% son personas con discapacidad, mientras que en los hombres adultos en la región dicho porcentaje es de 7,2%.

El Director Nacional Senadis, Daniel Concha, manifestó que “es importante destacar que estos resultados permitirán desarrollar políticas públicas más oportunas en materia de inclusión social para las personas con discapacidad de nuestra región”.

En este sentido, el Seremi de Desarrollo Social y Familia, Eduardo Alcayaga, agregó que “es una instancia importante, porque como Gobierno tenemos la necesidad de poder agilizar la implementación de políticas públicas con nuevos diseños y la necesidad de complementar esa mirada desde la ciudadanía. Los resultados de este estudio son herramientas para hacer frente al desafío de lograr un impacto positivo en la calidad de vida de las personas con discapacidad”.

Al mismo tiempo, el Estudio muestra que el porcentaje de personas con discapacidad pasa de un 5,4% en el tramo etario de 18 a 44 años, a un 28,4% en el grupo de personas de 60 años y más.

Los datos también revelan que en los quintiles de menores ingresos hay mayor prevalencia de discapacidad, pues en los quintiles I y II, un 12,6% corresponde a población con discapacidad, y en los quintiles III al V, un 9,1%.

Los indicadores de educación muestran que la población adulta sin discapacidad tiene, en promedio, más años de escolaridad que la población adulta con discapacidad. En la región, las personas sin discapacidad tienen un promedio de 12 años de escolaridad, mientras que la población con discapacidad tiene un promedio de 7,9 años de escolaridad.

El Estudio también evidenció las brechas de inclusión laboral entre la población adulta con y sin discapacidad. El 16,1% de la población adulta con discapacidad está ocupada, frente al 58,4% de la población sin discapacidad. Respecto a la población que participa del mercado laboral en la población con discapacidad es un 18,3%, comparado con un 65% de la población sin discapacidad.

Respecto a la dependencia, el Estudio identifica como persona en situación de dependencia a aquellas personas con discapacidad que, debido a su salud, requieren de la asistencia de otra persona para realizar algunas tareas o actividades en su vida diaria. Del total de personas adultas con discapacidad, el 55,7% se encuentra en situación de dependencia.

Según los resultados del Estudio, de los adultos con discapacidad de entre 18 a 59 años, el 45,4% está en situación de dependencia, mientras que en los adultos con discapacidad de 60 años y más, el 62,4% está en situación de dependencia.

El estudio utiliza un marco conceptual, metodológico y estadístico validado internacionalmente por la Organización Mundial de la Salud. OMS, y continúa con la serie ENDISC de estudios realizados el 2004 y el 2015, enfocados en el análisis y comprensión de las problemáticas que enfrentan las personas con discapacidad en Chile.